BLOGSalud   Educación   Música   Deporte   Mujer   Artículos   Prensa   Agenda

¿Sabes por qué los oídos de los músicos sufren más en verano?

¿Tendrá algo que ver los baños y chapuzones en el mar, en la piscina? ¿Los viajes en avión? El motivo es otro bien distinto.

Vivimos en una sociedad muy ruidosa. La contaminación acústica campa a sus anchas a nuestro alrededor. La pérdida de agudeza auditiva puede aparecer cada vez a edades más tempranas. En el caso de los músicos existe un riesgo mayor ya que solo la práctica individual del instrumento nos hace firmes candidatos a tener problemas de audición tarde o temprano, especialmente en algunas especialidades instrumentales cuyos agudos llegan a superar el nivel de decibelios recomendable. 

El verano es la época más peligrosa en ese sentido. Esta es la época del año en la que resulta más importante prevenir futuras lesiones auditivas. ¿Por qué? Porque es el momento en que tienen lugar infinidad de concentraciones, cursos, campamentos y demás eventos musicales, a los que acuden un gran número de alumnado y profesorado que llevan a cabo su actividad en espacios que no están acondicionados acústicamente: aulas y gimnasios de colegios en su gran mayoría.

¿Existe algún modo de prevenir posibles consecuencias para la salud auditiva de los músicos? Claro que sí. Yo siempre recomiendo a mi alumnado de clarinete que utilice tapones cuando se centra en trabajar tesitura de sobreagudo. Yo misma procuro usarlos en mi estudio y en algunas ocasiones también en clase. Según van pasando los años me doy cuenta de que debería usarlos siempre. 

El riesgo es real. No soy la única que aboga por una adecuada prevención. El flautista zaragonés Juan Val, nos explica en dos entradas de su blog la importancia de proteger nuestros oídos durante la práctica instrumental. En la primera nos ofrece "3 formas eficaces de proteger tus oídos" y en la segunda, que incluye un vídeo, nos presenta los tapones Musicsafe Pro, que son los que yo utilizo, porque nos los recomendaron en la última revisión de riesgos laborales que tuvimos en el @consergijon, y que estoy encantada con ellos, porque me permiten tocar cómodamente al tiempo que cuido mis oídos.
   
  Juan Val. (Foto: Daniel Salanova)

Os recomiendo tener en cuenta la opción de los tapones y probar hasta que encontréis los que más se ajustan a vosotros y os permitan tocar cómodamente. Llegará un momento que se os olvidará quitarlos. Otra forma de prevenir podría ser no emitir ningún sonido con el instrumento hasta el mes de septiembre, poco antes de que empiecen las clases, pero no es muy recomendable, os lo aseguro. 

¡Venga que ya solo queda el sprint final! Mucha suerte para todas las personas que se presentan a las Pruebas de Acceso a diferentes niveles de Enseñanzas musicales.

¡Mucha música y mucha salud!


Deje su comentario